Te mostramos las últimas tendencias en la producción de videoclips para ayudarte en la búsqueda de idea de tu próximo vídeo

Nos gustan los videoclips a los músicos, vaya si nos gustan. Me atrevería a asegurar que les gusta, inclusive, a gente no músico. Por alguna extraña razón, representar con imágenes la inconcreción fastasmática de los sonidos deviene un soporte necesario en la producción musical moderna. De hecho, tendemos continuamente a imaginar imágenes que complementen las tonadas que escuchamos y nos preguntamos qué imágenes le pondría el artista a sus propias composiciones, pues desde la aparición del cine, la imagen y el sonido, son dos elementos difícilmente disociables en la producción audiovisual. Ya antes del estreno de The Jazz Singer (Alan Crosland, 1927), primera película comercial sonora de la Historia, cualquier película muda se exhibía con una banda sonora interpretada en directo. Con todo, la producción de videoclips, es desde la década de los ochenta, una práctica cuyo conocimiento es crucial para entender la naturaleza de la música moderna y del audiovisual en conjunto.

producción de videoclips

Desde La Cupula Music lo sabemos e intentamos cuidar el sector del videoclip promoviendo Soundie, el primer concurso internacional de videoclips de Barcelona, cuya segunda edición se cerró el pasado mes de octubre con un gran éxito. Nuestra pasión por el formato nos lleva a celebrar un evento en el que se reúnen profesionales del videoclip  y otorgamos premios a los videoclips ganadores del concurso. Videoclips escogidos de entre un gran número de propuestas participantes, que tenemos el placer de disfrutar y analizar. Por eso, al final del proceso, creemos poder destilar las principales tendencias del formato y así ofrecer un mapa del estado del videoclip que sea útil para el artista que se lanza a la realización de sus nuevos videos.

La alta producción mundial de videoclips provoca un razonable terror entre los creativos, directores, guionistas y músicos que se proponen la producción de un videoclip. Por eso, para facilitar el planteamiento de la estrategia, os ofrecemos diversos caminos a seguir.

1. Minimalismo

Menos es más, ya sabéis. No descubrimos la fórmula de la Coca Cola. Uno de los factores decisorios a la hora de plantear un concepto para la realización de un videoclip, es el presupuesto. Poco dinero, pocos elementos; olvidad los efectos costosos, los grandes decorados artificiales, olvidad figurantes, grandes equipos técnicos y florituras. Una buena idea con pocos personajes y realizable con pocos medios técnicos pues ser tan efectiva como cualquier otra.

2. Cinematográfico

"Nuestro videoclip es un cortometraje". Vale, de acuerdo, sí. Es muy común encontrar a cineastas abducidos por el mundo del videoclip, o viceversa. Ofrecer una historia y una narrativa en un videoclip es una vía que el formato, claro, permite. Al fin y al cabo, el videoclip tiene una madre llamada Cine. Pese a que existe una discusión histórica sobre cual fue el primer videoclip entre Strawberry Fields Forever de The Beatles o Bohemian Rhapsody de Queen, lo cierto es que todo el cine musical desde The Jazz Singer (Alan Crosland, 1927) ya contenía pequeños vídeos musicales que formaban parte del todo de una obra cinematográfica. Es muy común ver videoclips producidos como si fueran un cortometraje, con una línea narrativa heredera de los cánones de relato (y cinematográficos ortodoxos) modernos. Dentro de esta tendencia, son especialmente comunes el homenaje, el pestiche o, inclusive, el footage, que homenajean, como puros ejercicios de estilo, a cineastas o filmes, incluso utilizando material original de las obras cinematográficas en el caso del footage. Se caracterizan por el uso de la narración de historias con personajes ficticios. Es una opción atractiva, sobre todo para cinéfilos.

3. Surrelismo

Breton, Éluard, Dalí y, claro, Buñuel. Si bien podemos emparejar a esta tendencia con la anterior, cabe destacar un gran número de videoclips con rasgos vanguardistas y, concretamente surrealistas, que se producen continuamente. Tal vez esta tendencia se vea motivada por la naturaleza misma de la música, mucho más emparejada con el subconsciente, la emoción y con el it, que el consciente, la razón y el superyó, que la narrativa audiovisual ortodoxa. La ambigüedad conceptual tonal invita a la ambigüedad conceptual gráfica. Es más fácil conseguir transmitir una potente imagen personal si encaramos la creación de un videoclip sin tapujos, sin lastres estilísticos, narrativos, conceptuales o estructurales. El arte en estado de libertad absoluto.

4. Directo

El clásico entre los clásicos. Ver a una banda interpretando su canción provista de todo o parte de lo necesario para un directo, es lo más archiutilizado en videoclips. Esta práctica se combina en ocasiones con todas las otras. Al fin y al cabo, una de las imágenes más recurrentes y menos ensoñadoras es la de los interpretes interpretando (valga aquí la redundancia) su canción. Es una técnica efectiva y atractiva, como todo buen clásico.

5. 360º

La última tendencia en videoclips llega con la innovación tecnológica y la economización de los soportes de grabación y reproducción de Realidad Virtual. Ahora es mucho más sencillo disponer de cámaras capaces de grabar 360º y de dispositivos domésticos capaces de reproducir los contenidos. Es una técnica que conlleva grandes dificultades de realización (planos secuencia, coreografías, dificultad de ocultar elementos de grabación, etc.). En estos momentos, es una tendencia en puro auge.

6. Animación

Todas las anteriores tendencias pueden ser llevadas a cabo con técnicas de animación (incluso el directo) en lugar del uso de la imagen real. También se pueden combinar ambas. Es un formato que permite infinidad de planteamientos debido que no existen las limitaciones de la física.

7. Grandes presupuestos

Merece un punto a parte. Si dispones de grandes recursos económicos para la realización de un videoclip. Entonces, las posibilidades son infinitas. ¿Sabéis qué? Si no, también. La imaginación es más poderosa que el vil dinero.

Aquí el videoclip ganador del Premio al Mejor Videoclip Internacional de Soundie 2017:

8. Otros

Este es el punto y la tendencia más interesante. Aquellos videoclips que no son clasificables, aquellos capaces de crear algo nuevo (si es que eso es posible), son aquellos por los que vale la pena luchar antes de la realización de cada nueva obra.

Si quieres crear un videoclip para una de tus canciones y tienes una idea, en La Cupula Music podemos ayudarte a realizarla con nuestro equipo de Producción de Videoclips. Si no tienes una idea, te ayudaremos a encontrar una a la altura de tu música.